De demandantes a oferentes

Quiénes somos
Zona de emprendimiento juvenil.

Hace 20 años soñaba con ver en los estudiantes de todos los colegios públicos y privados de Colombia el deseo inmenso de que fueran empresarios, para ello invité a muchos de ellos, con el apoyo de sus colegios en el Tolima y especialmente en Ibagué, a que soñaran en ser empresarios, fue así como los invitamos a jugar con sus sueños, a que construyéramos un espacio para la “Empresa Didáctica”, con un eslogan: “Liderando un sueño para la vida”, mi sueño era contribuir con mi granito de arena a convertir a toda la juventud colombiana a que pasara de ser DEMANDANTE, es decir a salir de sus estudios a buscar empleo, para que se convirtiera en OFERENTE, es decir salir de sus estudios a generar empleo.

Este, mi sueño que se fue postergando por mis compromisos laborales, pues siempre he sido demandante, fue convirtiéndose en el sueño de mi hija Luisa María, quien en esa época tenía 6 años, al terminar una de las conferencias que dictaba por invitación de los colegios en Ibagué, me dijo muy emocionada, papi, yo quiero ser empresaria, como tu lo has compartido, quiero jugar a crear empresa, quiero hacerlo bien en el entrenamiento, para cuando salda de la Universidad lo pueda hacer bien en la vida real, con mi propia empresa. Fue así como este sueño de mi hija siguió creciendo, se lo alimentaba con los recuerdos de mi niñez, cuando la hermana Niño de la compañía de la Anunciación, cuando yo era estudiante en la Casa Campesina en Salamina, nos decía. “Tenga un sueño y cuando este esté bien grande, láncelo con fuerza hacia adelante para que el corazón salga corriendo tras el.

La abnegación de Luisa María, el apoyo incondicional de Luz Marina, mi esposa, el ánimo que todos nuestros hijos le daban, contando además con el apoyo de la Universidad Externado de Colombia, quien le autorizó su proyecto de empresa, como proyecto de grado, se registra en Agosto de 2011 en la Cámara de Comercio de Bogotá la empresa: VALÓRATE S.A.S.; donde la meta fundamental es trabajar en equipo con los colegios, padres de familia, estudiantes y sector empresarial, para cambiar el paradigma en la juventud de: “Estudies para cuando termines, te consigas un buen empleo”, esto nos lo repiten tanto padres de familia, como muchos educadores; por: “ Estudies, para cuando termines generes muy buenos empleos”; todo esto, apoyados en la Ley 1014: “De Fomento a la Cultura del Emprendimiento”, con principios y valores, ayudando a construir una juventud con competencias ciudadanas, aquellas que nos llevan a convertirnos cada vez, en mejores seres humanos.

Pero cómo nace VALÓRATE SAS?

“VALÓRATE... nace de la necesidad inmensa que tenemos los seres humanos de reconocer todo el potencial del que disponemos para poder diseñar nuestro PROYECTO DE VIDA, éste nace de un sueño que convertimos luego en un anhelo y gracias a nuestras visualizaciones constantes, nos llenamos de motivos y ganas de seguir adelante, de deseos de luchar intensamente y, si tomamos decisiones acordes con dicho anhelo, ó decisiones que nos conserven en el camino del logro, para poco a poco y gracias a una férrea disciplina y sanas costumbres, convertir ese sueño, ese anhelo en una realidad, que es en definitiva nuestro logro, nuestra meta, nuestra realización.

¿Quién de nosotros no ha soñado con ser exitoso?, ¿Quién de nosotros no se ha visualizado con grandes realizaciones?, ¿Quién de nosotros en nuestra época de adultos no ha recordado nuestros sueños de niños, de jóvenes y vemos que ha transcurrido una cantidad de años y nos preguntamos nuevamente, que ha pasado con nuestros sueños?; pues bien, la empresa VALÓRATE... pretende cada mes guiarte por ese sendero, darte unas pautas para que recorras todo el camino y no te quedes en la mitad de la escalada, a través de historias, de reflexiones, de vivencias; recordarte que tú puedes llegar a ser lo que has soñado, no importa tu edad, tu condición social, tu raza, tu condición sexual; sólo si tienes vida y una gran fe en ti mismo(a), en lo que haces, en los demás y una gran fe en la vida y en Dios, podrás escalar las más elevadas metas.”

Hoy quiero recordar cuando aun era un niño, a mi abuelo, quien fue una enciclopedia abierta, con las mejores enseñanzas, me decía: “Hijo, sueña en grande y trabaja sobre ese sueño y así tendrás todo lo que quieras, siempre y cuando, nunca te olvides de Dios”, esas palabras eran reforzadas luego por la tía Silvita y por mi madre, pero lo mas importante, me llenaban de abrazos, de besos, de caricias y a pesar de las dificultades, siempre me hacían sentir como el ser mas importante para ellas; luego la abuela nos repetía una frase de JESUCRISTO en sus conversaciones cuando de futuro se trataba: “TODO LO QUE PIDAIS A MI PADRE Y EN MI NOMBRE, OS LO CONCEDERÀ”

Hoy ya convertido en hombre, cómo recuerdo aquellos días de mi infancia y esas tiernas personas que llenaron mi vida de ilusiones, de anhelos que gracias a Dios puedo decir, tenían toda la razón cuando decían que debía soñar y trabajar sobre ese sueño, pero rogando a Dios para que siempre me lleve en sus brazos, me guíe y nunca me deje perder el sentido del amor aprendido desde niño; hago énfasis en el amor, porque el mejor alimento espiritual cuando uno es niño y aún de adulto, además de las lecciones de fe, son los abrazos, los te quiero, los te amo y los besos de esas personas que uno admira tanto en la infancia, como son sus padres y en mi caso: mi madre, abuelos y tías que pasaron sus vidas solo dando sin esperar nada a cambio; “hoy desde estas líneas mi homenaje para ellos y por los que ya emprendieron el vuelo de los justos, que Dios los tenga gozando de su Santo Reino”.

Con esto quiero hacer una invitación a todos los padres de familia que queremos ver un mejor país, encontrar una mejor manera de vida, para que no nos cansemos nunca de expresar amor a nuestros hijos, los abracemos, les digamos cuanto los amamos y qué tan importante son ellos para nosotros, así formaremos una juventud mas tolerante, mas comprometida con su propio desarrollo, con principios y valores a través del amor, con una sana AUTOESTIMA que les permitirá diseñar y llevar a cabo sus proyectos de vida con mas seguridad y entusiasmo. Para los niños y jóvenes que dicen que nunca reciben esas expresiones de amor de sus padres, sean ellos quienes emprendan esa tarea de enseñanza de dar amor, porque definitivamente todos debemos regalarnos esos minutos de entrega para los seres que amamos, como es la familia, luchar por la unidad y los seres que realmente son importantes para nuestras vidas; lamentablemente una sociedad consumista nos enseña en muchas ocasiones que el valor está en el tener y no en el ser, eso nos vuelve arrogantes.

Que nuestro principal PROYECTO DE VIDA sea ser cada vez mejores personas, que de verdad vivamos y sintamos el renovado concepto de poder: “Es la capacidad que tenemos de hacer realidad nuestros sueños, pero beneficiando a otros”, aplicando estos principios, estamos empezando a transformar nuestra sociedad. Yo escucho en muchos medios sociales que el mundo está evolucionando, es mas moderno y mas avanzado, mas competitivo, eso es verdad, pero sólo en el campo tecnológico, del conocimiento y de la riqueza material, hoy en las altas esferas de la productividad nos repetimos hasta el cansancio que debemos volvernos personas de alto desempeño, también estoy de acuerdo y debe ser una realidad constante; pero: ¿Quién nos dice que nos volvamos personas de alto desempeño y mas productivas en nuestro ambiente familiar?, ¿Quién nos recuerda que para poder TENER, debemos primero SER?; no puedo continuar sin antes recordar las palabras que quedaron indelebles en mi mente, pronunciadas por el padre Hernán Elías Peña Quijano, quien fuera rector del colegio Franciscano Jiménez de Cisneros en Ibagué en 1996, en una reunión de padres de familia, donde nos invitaba a nosotros los padres de familia a que fuéramos mas comprometidos en la formación de nuestros hijos, que no dejáramos esa gran responsabilidad en manos de los profesores del colegio y empleadas del servicio doméstico en nuestras casas; porque: “EL MUNDO ESTA PLAGADO DE DOCTORES, PERO FALTO DE SERES HUMANOS”; que gran verdad la del padre Hernán Elías, esto se comprueba ahora en muchos círculos de nuestra sociedad, aunque doy fe que también hay profesionales de verdad, comprometidos con sus empresas, con su alto desempeño, pero ante todo con sus familias y con Dios como principio y fin de todas las cosas.

Los invito a hacer parte de VALÓRATE, para con Luisa María y todo su equipo de trabajo continúen luchando por tener competencias ciudadanas, donde el ser ético, honesto, responsable y emprendedor, sean pilares de una sociedad oferente, plena de oportunidades para todos.

Otros artículos