Ideas de negocios para niños emprendedores

Quiénes somos
Publicado por Javier Diaz en Negocios y Emprendimiento
Zona de emprendimiento juvenil.

Niños, aparentemente inofensivos, agitados, juguetones y siempre sonrientes. Bajo esta disimulada y bien trabajada imagen que nos ofrecen los más jóvenes de la casa, se esconde un potencial de un valor incalculable. Es cierto que algunos nacen con el don, a otros les acompaña la suerte, pero tarde o temprano en algunos casos su creatividad, inocencia e imaginación se unen para ofrecer ideas revolucionarias, negocios que nacen desde la nada y empresas que generan beneficios de forma asombrosa.

Sea como sea, no debemos olvidar que ofrecer una buena formación a nuestros hijos permitirá que en un futuro puedan seguir transformando sus proyectos en ideas corporativas eficaces. Es cuestión de compatibilizar, si se ha volcado en un proyecto ahora, no lo tiremos por la borda, pero acompañémosles en el duro camino que se van a encontrar. Ellos pueden poner la imaginación, creatividad e ingenio, pero los mayores tendremos que ofrecerles la experiencia y una idea de la dura realidad que se van a encontrar.

¿Cómo motivar a los niños emprendedores?

Para estimular a los niños se requiere emplear técnicas mucho más sencillas y directas que para cualquier adulto, es decir, dada su temprana edad no podemos proporcionarles clases especializadas ni cursos prácticos para que aprendan técnicas de ventas, organización, competencia, marketing, estrategias de mercado ni cualquier otra área técnica. Lo único que podemos hacer es inculcarles unos valores desde bien pequeños, para que éstos les acompañen a lo largo de su carrera mientras sus rasgos y capacidades se van cultivando y puliendo. Todo esto combinado con altas dosis de diversión y entretenimiento realizando sus actividades favoritas.

Educación y formación, son los dos pilares fundamentales que ha de recibir un niño. Si éstas poseen una base sólida y amplia, no habrá barreras en su poder de acción, podrán emprender con todo aquello que se propongan, verán oportunidades donde otros no llegan y lo desarrollarán mucho antes que cualquier otra persona con menos recursos de este tipo.

¿Qué ideas puede emprender un niño?

Sucede lo mismo que con los más mayores, las ideas para comenzar con un nuevo proyecto han de partir desde nuestra propia percepción, pues somos los únicos que tendremos la capacidad de seleccionar aquello que verdaderamente nos ilusiona. Con los niños sucede exactamente igual, deben hacer aquello que más les guste, y para lograr esto es imprescindible que sean ellos mismos los que seleccionen su proyecto. Son emprendedores en potencia y pequeños, no lo olvidemos, pueden agotarse y/o cambiar de idea mucho antes de lo que creemos. Hay que saber motivarles para permitir que mantengan esa idea.

Muchos se preguntan sobre cuáles son las principales actividades que los niños escogen para sus proyectos, generalmente a estas edades se tiende mucho a desarrollar servicios de tipo creativo, es decir, proyectos basados en la creación de juguetes, productos artesanos, pinturas o artículos de decoración. No obstante, existen otros más aventureros que se atreven con ideas mucho más adultas, como el reciclaje, servicios relacionados con el medioambiente o incluso el desarrollo de aplicaciones para telefonía. En realidad, no hay límites.

¿Cómo incentivar el emprendimiento en los niños?

Conseguir premiar sus esfuerzos es una tarea que nos puede resultar mucho más fácil de lo que creemos, ya que mientras el adulto se ve condicionado por una multitud de objetivos personales, rasgos, beneficios, tendencias, estudios, necesidades y situaciones puntuales del mercado, el niño reduce todos estos puntos a uno solo: su grado de satisfacción por realizar aquello que le gusta, y si obtiene un beneficio que le permite seguir y disfrutar a la vez, ya tendrá todo lo necesario para poder continuar con su proyecto.

Ellos no tendrán en consideración lo que serían las claves más importantes en cualquier emprendimiento, puesto que ya sabemos que solo buscan hacer aquello que más les gusta y divierte. Por esta razón, hay que volver a recordar que sin nuestra ayuda, experiencia y motivación es imposible que éstos puedan continuar adelante con su idea.

Pues hagámoslo igual de fácil que ellos, para poder incentivar su emprendimiento, pongámonos en su piel ofrezcámosles la posibilidad de recibir mayores recompensas a medida que vayan creciendo y desarrollando su proyecto. Se trata de ir mejorando sus habilidades y aptitudes para el futuro, no podremos condicionarles ni obligarles a cumplir objetivos económicos a esta edad, no lo olvides.

Es importante permitirles ser creativos y apoyarlos en el desarrollo del liderazgo. También es fundamental que aprendan la importancia de la disciplina, la constancia y la paciencia para lograr cualquier objetivo que se propongan. Debemos fortalecer su autoestima y animarlos para que confíen en sus propias capacidades. Otro aspecto primordial es mostrarles la importancia de la toma de decisiones y que se debe asumir con responsabilidad cada decisión que tomen.

Casos de éxito de niños emprendedores

Recientemente hemos encontrado algunos ejemplos de niños emprendedores que han sabido encontrar a su particular gallina de los huevos de oro. Veréis que la gran mayoría de los negocios que están llevando a cabo no son nada nuevos en el mercado, pero su juventud, creatividad e ilusión han permitido que sus servicios y productos se hagan un hueco en el mercado:

  • Nick D’Aloisio. Un muchacho británico de 17 años apasionado de la programación y el diseño, donde con su creación Summly, una empresa dedicada a mejorar la visibilidad de las noticias en los terminales móviles, ha conseguido llamar la atención de los peces gordos del sector. Ahora Yahoo! compró su idea, valorada en más de 50 millones de dólares.
  • Jasmine Lawrence. A los 13 años fundó Eden Bodyworks LLC, una pequeña empresa dedicada a la elaboración de productos naturales de belleza. Su capital inicial fueron 2000 dólares, su dormitorio (usado como fabrica) y una gran motivación.
  • Leanna Archer. A sus 13 años lanzó al mercado su primer producto para el cuidado del pelo basándose en una receta familiar. Ahora sus productos son conocidos por todos los Estados Unidos y se estima que gana medio millón de dólares al mes.
  • Henry Patterson. Este joven de Reino Unido tiene nueve años y ya ha iniciado 3 negocios. Su más reciente proyecto se llama "no antes del té", una empresa donde su principal función está relacionada con la producción de caramelos y golosinas. Cuenta con el asesoramiento de su padre y su madre.
  • Cameron Johnson. Lanzó su primer negocio con tan solo 9 años, su idea era diseñar y vender invitaciones para fiestas. Pasaban los años y Cameron continuaba con su pasión por los negocios pensando en formas de incrementar sus ingresos. A los 12 años compró por 100 dólares la colección de muñecas de su hermana y las vendió a través de eBay consiguiendo hasta diez veces más de lo que pago por la colección.
Conclusiones

Que bueno sería crecer sin el miedo a fracasar y creyendo firmemente en nuestras propias capacidades ¿No lo crees?... Muchos de nuestros más grandes temores y frustraciones son creados por nuestros padres y docentes quienes inconscientemente nos preparan para asumir la vida con resignación y siempre tratando de jugar a los seguro.

Cuando somos niños creemos que todo es posible y nos aventuramos a descubrir las maravillas de la vida sin ninguna clase de temor, y es precisamente esa actitud la que necesitamos para enfrentar los retos a lo largo de nuestra vida. Debemos ser líderes, determinados, disciplinados, creativos, curiosos y apasionados por todos los proyectos que iniciemos, en otras palabras, debemos ser "niños emprendedores" a lo largo de nuestra vida.

La idea de este informe es invitarlos a que inculquemos la semilla del emprendimiento en los niños para que mientras juegan y se divierten, desarrollen las habilidades y capacidades necesarias para lograr sus sueños. Sabemos que hay mucho por hacer, pero con pequeñas actividades podemos aportar para que cada día sean más los niños y jóvenes emprendedores dispuestos a vivir apasionadamente y sin temores... ¿Tu qué opinas?

Otros artículos